Ana Muñoz Casares, “Yupita” “Los sueños existen y se hacen realidad”

La popular payasa representa este domingo en el Teatro Quintero “En busca de un sueño”, un espectáculo para todos los públicos donde la imaginación, la magia y el buen humor son protagonistas

por Pepo Rocha Bustamante

Más de venticinco años la avalan como una de las profesionales más reconocidas en el sector de la animación. Tiene la gran virtud de arrancar sonrisas a  todo el mundo, buscando siempre un hueco para cualquier fiesta o celebración donde su presencia es sinónimo de buen humor y entretenimiento. Ya desde pequeña, su pasión por la música la llevaba siempre a participar en todos los eventos populares de pueblos, animándolos con cantes y bailes. Pero fue con una nariz de payaso cuando descubrió que su verdadera vocación era “hacer reír a las personas”. Desde entonces está subida a escenarios y, en esta ocasión, muy ilusionada con su proyecto teatral “En busca de un sueño”, espectáculo completo con personajes  -como la propia Yupita, el profesor Batacazo, la niña Repelús o el mago “Jesusito”-, donde la participación del público es fundamental en el desarrollo de la obra.
yupita teatro quintero-¿Qué destacaría de  este espectáculo?
-Es un proyecto que tenía guardado desde hace año y medio donde, a través de una bonita historia, he querido proyectar todas las sonrisas de los niños que han disfrutado con mis actuaciones. Ahora tengo la suerte de poder pisar unas tablas tan bonitas como las del Quintero. Soy una persona muy constante y trabajadora y por eso suelo conseguir todo lo que me propongo. Éste es uno de mis sueños que se ha hecho realidad.
-¿Es “En busca de un sueño” su última aventura?
-Soy una mente inquieta que busca nuevas alternativas, creando personajes no sólo orientados al público infantil, sino también para los mayores, como son Chica Chip o Maripuchi. También lucho por conseguir asentarme en el panorama nacional donde quisiera tener mi propio programa de televisión. Además me gustaría enseñar todo lo que he aprendido a través de alguna institución.
-¿Es fácil la vida de payasa?
-Ser mujer todavía es un obstáculo en mi trabajo. De hecho, me han cerrado muchas puertas por esta misma razón. Por eso, me he tenido que reinventar y esforzarme por darme a conocer y confirmar mi valía no fallando nunca y demostrando que con una sonrisa todo es posible.
-¿Qué es lo mejor y lo peor de su profesión?
-Sin duda, lo mejor es estar con los niños, que son unos personajes mágicos por los que merece la pena tanto sacrificio. Lo que más me disgusta es el hecho de que haya mucha gente envidiosa del camino que llevo recorrido y se entretegan en poner ‘piedrecitas’, unas y otras, plagiando a mi propio personaje.
-¿Cuesta más sacar una sonrisa hoy día que hace veinticinco años?
-Son ya prácticamente tres generaciones las que han disfrutado de Yupita en sus celebraciones y todos al final se ríen de la misma manera. Sí es cierto que últimamente se anda con el humor ‘distraído’. Quizá hay muchas preocupaciones y poca comunicación. Los padres de hoy deberían dejar a sus hijos que se sientan niños de verdad y dejaran volar su imaginación con total libertad.

(Visited 677 times, 1 visits today)

Leave a Reply