Ana Guerra: “Puedo ser sensual, pero no sexual”

La canaria se viste por primera vez en su vida de flamenca coincidiendo con la promoción de su primer disco, “Reflexión”, y dentro de un presente donde todo el mundo comenta sobre su relación con el actor, Miguel Ángel Muñoz

por Ricardo Castillejo

No es muy alta y su tono de voz es dulce pero, desde que comienzas a hablar con Ana Guerra te das cuenta que es una mujer con carácter y, sobre todo, las ideas claras. Expectante con el hecho de vestirse de flamenca por primera vez, la intérprete de “Lo malo” o “Ni la hora” atesora casi nueve millones de visitas de “Bajito”, el single con el que ha presentado “Reflexión”, el primer álbum de una carrera que comenzó siendo una niña -presentándose a programas como “Veo veo”-, y que encontró en la edición de 2017 de “Operación Triunfo” la puerta a esa FAMA, con mayúsculas, que, en la actualidad, disfruta. De ahí que, más allá de lo profesional, la canaria interese por relaciones como la que mantuvo con su ex, Jadel, o la que, parece ser, mantiene con Miguel Ángel Muñoz. Una biografía casi como la de los argumentos de esas películas que, a sus 25 años recién cumplidos, ha homenajeado en el editorial de moda de febrero en Sevilla Magazine tras la reciente celebración en la capital hispalense de la fiesta de los Goya.

-Eres cantante pero, aludiendo al leit motiv de nuestro reportaje fotográfico, puedes hacer mucho más, ¿no?

-Cantar fue lo primero, con siete años. Fui a “Menudas Estrellas”, dos veces a “A tu lado” con Emma García, el conservatorio… Pero sí hay una parte que probé con varios musicales y era caracterizarme y transformarme en un personaje para contar la historia de alguien, aunque sea dentro de un elenco. Muchos me invitan a probar como actriz y, pese a que sé que me tengo que formar, es algo que me llama mucho la atención y donde, algún día, me gustaría probar.

Ana Guerra vestida por Alejandro Santizo

-Porque, tal y como está la música, parece que a lo que menos os dedicáis los intérpretes es cantar…

-(Risas) Pues hablaba hace poco con la compañía, Universal, y les comentaba que echaba de menos subirme a un escenario para algo más que dos canciones. Cierto que tenemos que hacer revistas, promos, tele… porque forma parte de esto y siempre nos ayuda y va pro la música. Sea como sea, termina picándote el “gusanillo” y por eso este año me implicaré con mi gira. Estoy deseando, tengo los ensayos programados con la banda… El “fandom” dice ya que se llama “Tour Reflexión” y, sin ser un título definitivo, es una de las grandes opciones.

Se puede llegar a pensar en una rivalidad “post Operación Triunfo” que nos haga pasar de amigos a competidores, pero estamos hermanados con un sentimiento muy fuerte”

-Al final te has quedado como Ana Guerra (y no Ana War), ¿verdad?

-Es que, ¿para qué elegir si, en ciertos terrenos, puedes tenerlo todo? Jennifer López también es JLo y no pasa nada. Profesionalmente he firmado el álbum como Ana Guerra pero mis fans son los “warriers” (“guerreros”).

La cantante con un diseño de Eloy Enamorado

-¿Cuánto tienes tú de guerrera?

-Mucho. Soy súperguerrera. Lucho por lo que quiero, me esfuerzo como la que más y, cuando tengo un objetivo, voy a por él. Ya me pasaba desde niña, cuando era un “trasto” (risas).

-Das la sensación de tener todo muy claro pero, ¿es apariencia o escondes inseguridades?

-Verás, las ideas las tengo claras. Que durante el proceso hasta alcanzar una meta o un sueño haya inseguridades, por supuesto, porque, en concreto en la música, en cada paso que das desconoces si te vas a encontrar una piscina llena de agua o no. Durante la preparación de “Reflexión”, por ejemplo, ha habido muchas dudas. Qué temas poner, si incluir o no un bolero -que a mí me apetecía-… Nadie tiene la fórmula de lo que funciona ni de lo que está bien o mal, pero voy a muerte con mis objetivos.

La intérprete, vestida por Carmen Acedo, junto al bailarín Alberto «El Romero»

-¿Cantas lo que quieres cantar?

-Sí, la verdad que sí. En “Operación Triunfo” me consideraba solista de boleros, tangos… Era lo que conocía y mi zona de confort pero, a través de mi paso por la Academia, descubro otros estilos, me acerco al inglés, hago “Lo malo”… Me voy sintiendo cómoda en diferentes géneros que he plasmado en mi disco. Estoy empezando y me queda mucho por descubrir y, no sé, mi estilo puede estar por definir o puede ser todo lo que estoy ofreciendo ahora: pop, latino, baladas… Es un poco reflejo de lo que soy. El título viene de un conjunto de pensamientos que compartía en twitter y que mis propios seguidores bautizaron como “Reflexión”. Es un “EP” de nueve canciones que también necesitaba para poder montar una gira y donde, menos en “Ni la hora”, “Lo malo” y “El remedio”, en el resto de piezas formo parte como compositora. De hecho, inspirarte en algo que te ha pasado, o que alguien haya compartido contigo, te hace interpretar eso de otra forma.

No volvería a trabajar en algo distinto a la música, aunque tenga que volver a tocar en la calle. Mi destino es éste y no sería capaz de ser feliz de otra manera”

-De todas maneras, lo que se ha conocido tuyo después de “OT” son letras y ritmos sexys, que muestran tu lado más sensual… ¿Te preocupa condicionarte a que, un físico tan atractivo como el tuyo, llame más la atención que tus cualidades artísticas?

-Hombre, podría pasar, pero creo que hay varios aspectos que me dan credibilidad. Uno, mi estancia en “Operación Triunfo”, donde la lie en algunas ocasiones, pero tras el que me parece que se me conoce. Dos, puedo ser sensual, pero no sexual, incitando a que todo el mundo se sienta guapa y sexy. Y por último, si queda alguna duda, en algunas melodías del álbum me luzco más desde un punto de vista vocal.

Ana posa en la terraza del Hotel Mercer con un diseño de Javier García

-Pero de tu promoción, la “sex simbol” eres tú…

-¡Ah!, ¿sí? (risas) Pues te lo juro que no me lo había planteado…

-Aitana es una niña, pero tú a los hombres les pones mucho… ¿No te has dado cuenta?

-La verdad que no, no me llega ese “feedback” en redes sociales o mensajes privados, pero es evidente que sentirte atractiva agrada a cualquiera.

-¿Qué ha cambiado en ti desde “OT”?

-Todo (risas). Mi vida dio un giro de 180 grados y ahora me dedico a lo que me apasiona, que es la música. Me paran y todavía pienso que me van a pedir la hora o la dirección de una calle hasta que te preguntan: “¿Eres Ana Guerra?”. Todo es distinto, pero para bien en un momento donde estamos teniendo muchísima suerte y nos sentimos muy queridos.

La cantante vestida por Aires de Feria.

-Por cierto, Aitana y tú habéis pegado el gran “pelotazo” y desde siempre se ha vendido la buena relación que teníais todos en tu edición, a pesar de los recientes rumores de distanciamiento… ¿No hay de veras sentido de la competencia?

-Entiendo tu pregunta y se puede llegar a pensar en una rivalidad “post Operación Triunfo” que nos haga pasar de amigos a competidores, pero, para empezar, estamos hermanados con un sentimiento muy fuerte. Luego no entendemos que seamos enemigos unos de otros porque hay tanta variedad de géneros que, aunque tuviéramos más similitudes, por los lazos de cariño nos alegraríamos de lo bueno que a los otros le sucediera.

-Hemos recreado en nuestra sesión una escena de la película “María Antonieta”, reina que pasó a la historia por ser caprichosa en exceso… ¿Te reconoces en ese rol?

-Parece difícil de explicar, pero sigo llevando la ropa con la etiqueta de la Academia. Me encanta ahorrar y lo poco que tengo es para tener experiencias, para viajar, para un buen restaurante. No soy de gastarme 500 euros en un bolso porque no le encuentro utilidad. Mucha gente piensa que salimos de “Operación Triunfo” y nos llueve el dinero y no es así. De hecho, la mayoría de lo que hacemos es gratis porque es promoción. Nunca fui caprichosa y, es más, casi todo lo heredaba de mi hermano, que es mayor. Si sacaba buenas notas y mi madre me llevaba a un centro comercial para tener conmigo algún detalle le decía que no necesitaba nada. No sabría qué regalarme a nivel material. Tengo un reloj y es el que tengo y, mientras me funcione -es negro y me pega con todo-, no buscaré otro.

Ana Guerra con un diseño de Atelier Rima.

-María Antonieta también estuvo muy ligada a la moda y tú también te has convertido en referente a ese nivel pero, ¿cómo te llevas con la cuestión “imagen”?

-Mi estilista tiene una lucha conmigo (risas). Ella hace una labor fantástica, pero yo me pongo lo que me favorece y con lo que estoy cómoda, con independencia de que sea moda o no. La última vez que pisé el escenario de “OT” llevaba un conjunto de Pull&Bear de 39 euros o hace poco, en Canal Sur, era uno de Bershka de 39,95. No necesito que sea una gran firma ni lo último en tendencia. Si fuera por mí iría hecha un grito a todos lados (risas).

-¿Pero puedes salir a comprar a sitios así con normalidad?

-Bueno, no es algo ya normal, pero sí. Lo que suelo ir en días y horas donde sepa que hay menos concurrencia, como un lunes a las tres de la tarde. Aprendí, después de unos meses, a no dejar de hacer mi vida por fotos o porque me reconozcan.

Mucha gente piensa que salimos de “Operación Triunfo” y nos llueve el dinero y no es así. De hecho, la mayoría de lo que hacemos es gratis porque es promoción”

-Y el viento, en tu caso, ¿qué se llevó?

-¡Uy, el viento…! (Silencio y en tono muy liviano). Yo creo que nada… Todo lo que me ha pasado ha sido tan bonito y me ha dado el destino cosas tan positivas que no puedo pensar que el viento se llevó algo. Siempre he sido dueña de mis decisiones y hago y deshago como creo que se debe hacer.

-Escarlata O´Hara afirmaba que no volvería a pasar hambre bajo ningún concepto… ¿Hasta dónde llegarías tú por mantenerte en tu profesión?

-Antes de “OT” trabajaba como asesora de perfumería de El Corte Inglés. Pagaba mis facturas y, sin necesitar mucho, era feliz y ya está. Después de levantarme cada mañana dedicándome a lo que me gusta, no volvería a trabajar en algo distinto a la música, aunque tenga que volver a tocar en la calle (que ya lo hacía en Tenerife). Mi destino es éste y no sería capaz de ser feliz de otra manera. Aunque esté cansada voy con una sonrisa porque me compensa seguir en lo mío.

Dirección: Ricardo Castillejo
Reportaje gráfico: Selu Oviedo
Ayudante de fotografía: David Morales
Maquillaje y peluquería: Ana Camero
Producción: Jesús Green / Pepe Zarza
Ubicación: Hotel Mercer

(Visited 238 times, 1 visits today)

Leave a Reply