Alba Gil: “Mi hijo es mi razón para no bajarme de los escenarios”

Participar con 12 años en el recordado “Eurojunior” le produjo tanto miedo a la fama que ha tenido que pasar más de una década para que, la jerezana Alba Gil -ganadora de “La Voz”-, vuelva, renovada, al mundo de la música

por Ricardo Castillejo

 

Ganadora de “La Voz”, la genuina forma de entender la música de Alba Gil hizo que enseguida se fijaran en ella desde su discográfica, Universal, para la grabación de un primer trabajo titulado “Inevitable”. Más allá de su tímida imagen se esconde una jerezana de 26 años muy fuerte, pero a la que todavía, sin embargo, le cuesta creerse todo lo que le está pasando.

-Alba, una duda antes de nada… ¿Tú crees en ti?

-Sí, lo que pasa es que soy muy tímida y muy insegura. Más que en mí, creo en mi música. De pequeña estuve en un concurso, Eurojunior, que me dio mucha fama que no asimilé bien. Empecé a crearme muchos miedos y no le cantaba ni a mis padres. Es más, lo dejé durante seis años hasta que me lancé otra vez.

-¿Cuál fue tu “click” para que eso pasara?

-Tengo un hijo y trabajaba de camarera y me tuve que volver a mi casa paterna porque no podía con todos los gastos. Entonces mi madre me animó a presentarme a “La Voz” y, acordándolo con una amiga, me apuntaron. Luego, al ir pasando fases y fases -y, en especial, con el apoyo de Manuel Carrasco (que me dijo que había pocas voces como la mía en España)-, fui cogiendo confianza en mí misma, aunque todavía tengo que incidir en mi autoestima.

-Pero, ¿de dónde parten esas inseguridades?

-No sé. Puedo ser supersimpática o introvertida, según me pille el día. Insisto en que me vino la popularidad de sopetón y no la entendía. Yo lo que quería era irme a la calle a jugar sin tener a mil personas detrás. Aparte, los niños en el colegio me señalaban como que era una creída y eso me afectó. Era la época en la que estaba creciendo como persona.

-¿Qué tal lo estás viviendo todo ahora?

-Mucho mejor. Las críticas que estoy recibiendo del disco son estupendas y eso me anima mucho a seguir y a crecerme profesionalmente. He cambiado. Soy más madura y me lo tomo de otra forma. No pienso, como antes, “por qué me está pasando esto a mí”. Si me piden una foto o un autógrafo lo considero señal de admiración y eso me pone loca de contenta.

-Sin embargo, a pesar de todo lo que comentas, eres un poco rebelde, ¿verdad?

-Sí… Estoy muy loca (risas). Nunca he sido mala pero sí he hecho lo que me ha dado la gana. Con 16 años me hice mi primer tatuaje y casi me echan de mi casa…(risas). A nivel profesional, suelen preguntarme por qué no canto temas de Whitney Houston o Mariah Carey, pero es que yo me siento joven y en mi “show” me gusta bailar y que el público se lo pase genial. Por eso he tirado más por lo latino…

-Porque flamenca no eres…

-No. Me encanta es lo que he escuchado desde chica, pero no es lo mío. Le tengo mucho respeto y pienso que quien lo hace es porque tiene un don muy especial.

-Claro que también se puede ser flamenco en la forma de vivir…

-Ahí sí. Soy muy gitana, muy de mi tierra, Jerez. Es más, mi padre tocaba la guitarra y le pasó como a mí, le entró miedo escénico y lo dejó.

-Antes mencionabas lo del tatuaje… ¿Cuántos tienes en total?

-¡Uf! Como 25… Algunos meses me he hecho hasta dos o tres el mismo día y todos tienen un sentido. Hay una cara de mujer por mi madre, el escarabajo egipcio de protección, una “J” por mi hermano, la cruz cristiana, la frase “Mantente viva”…

-¿Madre soltera?

-Sí, pero estoy muy feliz. Me llevo muy bien con el padre del niño.

-¿Te consideras tan salvaje en el amor como en lo demás?

-(Risas) Soy muy pasional a la vez que arisca. Me hubiera encantado estar con mi pareja para siempre. Adoro conocer a la otra persona, saber sus gustos, sus manías… Lo que pasa que está complicado, aunque sí que, si encuentras a alguien que merece la pena, el amor todo lo puede.

-¿Qué es “Inevitable” para ti en la vida?

-Pues el amor y la música. Fue “Inevitable” volver a ella.

-¿Crees en el destino?

-Por supuesto. Todo pasa por algo y cuando tiene que pasar y mi momento era ahora.

-¿No te da miedo que te vuelva a dar miedo?

-No. Tengo una razón muy fuerte para no bajarme de los escenarios y es mi hijo, que es el que me da la fuerza. Sé que no me volverá a entrar el pánico escénico y eso se transmite. Cuando actúo siento felicidad extrema y una adrenalina increíble. Lo haría todos los días de mi vida.

-La producción de artistas en televisión es tal que es complicado mantenerse ahí… ¿Tienes en cuenta eso?

-Lo más complicado es llegar, sacar un álbum y a mí, desde la compañía, me han respetado todas mis propuestas. A partir de ahí es la constancia y, por mi parte, voy a poner toda la entrega que pueda. No quiero que se me conozca por un tema sino por una carrera.

-¿Cuánto hay de verdad en un espacio como “La Voz”?

-En mi caso, superreal. Los “coach” nos tratan de tú a tú. Manuel Carrasco me sigue llamando y se sigue preocupando por mí. El equipo es maravilloso y ha sido como una familia. Piensa que dura desde mayo, cuando los castings, hasta diciembre, aunque solo se te vea en tres o cuatro programas.

 

(Visited 98 times, 2 visits today)

Leave a Reply