Recordando a “la más grande”

 

Rocío Jurado habría cumplido, ayer lunes, 71 años, destacada fecha que no pasó inadvertida para miembros de su familia como su cuñada, Rosa Benito, y su hija, Gloria Camila

por Ricardo Castillejo

Nació un 18 de septiembre de 1946 en la localidad gaditana de Chipiona. Se bautizó como María del Rocío Trinidad Mohedano Jurado pero pasó a la posteridad como Rocío Jurado, una de las voces más importantes de la música española. Y así, desde la copla al flamenco, desde el pop a la balada, pasando por el bolero y las rancheras, “la más grande” vendió más de 30 millones de álbumes y logró 140 Discos de Oro y 63 de Platino. Todo un hito para una mujer que aún hoy sigue plenamente vigente, en especial dentro de su seno familiar. Por eso, Rosa Benito y Gloria Camila quisieron ayer rendirle en las redes sociales un pequeño pero sentido homenaje.


Bien cierto es que “los” Jurado ya no están tan cercanos como cuando Rocío vivía -de hecho, si la intérprete levantara la cabeza es muy probable que no creyera todo lo que ha sucedido en este tiempo- pero eso no significa que no se acuerden de la que fue el vínculo que les unió y el motor que movió ese hogar durante muchas décadas. Por eso su “cuñadísima”, ex de su hermano Amador, escribió en su Instagram: “Siempre has existido y siempre existirás porque eres parte de la creación! FELICIDADES ROCÍO!!!”. Una frase cargada de emoción que colgó junto a una fotografía suya con la artista en un instante de los muchos de felicidad que ambas compartieron.


Por su parte, la niña que ya es hoy una mujer, Gloria Camila, rescató una imagen de ella, su madre y la nieta de ésta, Rocío Flores, uniéndola a una sincera reflexión: “Felicidades mamá, un año más, un año más sin ti, pero sabiendo que desde arriba me cuidas, me gustaría poder volver a verte y abrazarte una última vez, ya que con 10 años una niña no comprende lo que pasa a su alrededor. Pero ahora sí, ahora sé todo y más, y la verdad… te echo en falta más que nunca. Tus niñas siguen unidas tal y como les enseñaste”. Final lapidario que lleva a pensar, analizando el panorama presente de los descendientes de nuestra protagonista, que no siempre el legado que uno quiere dejar, es el que queda.

(Visited 156 times, 1 visits today)

Leave a Reply